viernes, 27 de noviembre de 2009

Katigara. Factoría fenicia

Katigara
Los fenicios durante sus largos viajes debían abastecerse en distintos puntos de su recorrido. Con el tiempo, esos sitios fueron transformándose en establecimientos permanentes, llamados factorías. Los fenicios no conquistaron territorios, como otros pueblos invasores de la antigüedad, sino que fundaban establecimientos en sitios propicios de las costas para abastecerse y como almacenaje. Los marinos comerciantes crearon asentamientos-almacenes amurallados. También se establecieron en las proximidades de algunas ciudades, donde obtenían concesiones.
Las factorías fenicias se esparcían prácticamente por todo el mundo.

Sus ciudades eran Gebal (Byblos para los griegos), Cidón y Tiro, en la costa de la actual Siria. Si bien la geografía de la región era accidentada, los fenicios aprovecharon al máximo las posibilidades del suelo para la explotación agrícola y cultivaron hasta en las laderas de las montañas. Sus bosques del Líbano les permitían la explotación maderera. También elaboraron artesanía, como sus cerámicas -muy difundidas y utilizadas-, objetos de vidrio coloreado, y tejidos de lana teñidos con púrpura de Tiro, o murex, un colorante que extraían de un molusco. Desarrollaron una industria de artículos de lujo muy solicitados en la época y de gran valor comercial, como joyas, perfumes y cosméticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada